Laboratorio de Juegos

Martes, 14 Sep, 2010

Los acertijos de Sam Loyd

Filed under: Biblio-Sugerencias — Etiquetas: , — arusem @ 06:59

Sam Loyd fue un autor americano que dedicó la mayor parte de su vida a crear acertijos matemáticos, problemas de ajedrez y rompecabezas en general.

A finales del siglo XIX, cuando el ajedrez vivía un momento especialmente popular, se le consideraba un buen jugador. Aunque con un estilo de juego defectuoso, dado a las florituras y que olvidaba a menudo ganar. Sin embargo, eso no le impidió ser uno de los autores de problemas de ajedrez más famosos de su época (gracias a problemas como el Excelsior).

Durante muchos años se le consideró autor del famoso “Rompecabezas del 15“, un puzzle que trajo de cabeza a la sociedad americana de la década de 1880. Este ingenioso rompecabezas consistía en 15 bloques de madera numerados, dispuestos en una caja cuadrada con capacidad para 16 bloques (de manera que quedaba un hueco). El reto para el jugador era conseguir colocar los 15 bloques, deslizándolos a través del hueco vacío, de forma que quedaran en orden.

El Puzzle del 15 resuelto

En realidad Sam Loyd no inventó este puzzle sino que se basó en él para crear su famoso “14-15”, una variación del famoso rompecabezas en la que la disposición original de los bloques tenía el 14 y el 15 invertidos. El reto consistía en volver a colocarlos en su sitio deslizándo los bloques gracias al hueco.

Ilustración original de Sam Loyd publicada en la "Sam Loyd’s Cyclopedia..."

El verdadero autor del “Puzzle del 15” fue, según The 15 Puzzle de Jerry Slocum y Dic Sonneveld, un trabajador de correos de Canastota, Nueva York. Se llamaba Noyes Palmer Chapman.

Uno de los rompecabezas hechos a mano de Chapman fue a parar a la Escuela Americana de Sordos de Hartford, Connecticut, quienes lo comenzaron a fabricar en su taller de carpintería para venderlo por las calles de Hartford y Boston. Una de estas copias llegó a las manos de Matthias Rice, quien lo comenzó a manufacturar en su carpintería vendiéndolo bajo el nombre de “The Gem Puzzle”. Casi un siglo después, Ernö Rubik se interesó por el rompecabezas buscando una forma de que funcionara sin el espacio vacío que permitía mover las piezas. Su trabajo desembocó en la creación de la maravilla que es el Cubo de Rubik.

Pero, curiosamente, el “Puzzle del 15” no fue el único rompecabezas que se atribuyó Sam Loyd. También se intentó atribuir la autoría del famoso “Pigs in Clover“, de Charles M. Crandall, o el famoso Parchís, que ya se jugaba en la India en el siglo IV.

Pese a todo este lío de autorías, se considera a Sam Loyd uno de los creadores de acertijos y problemas matemáticos más imaginativo que ha existido. Poco después de su muerte se publicaron todos sus acertijos en la Sam Loyd’s Cyclopedia of 5000 Puzzles, Tricks and Conundrums, una verdadera delicia para los amantes de este tipo de entretenimientos.

Y, por fin, llegamos a la recomendación literaria que os queríamos hacer desde un principio. Se trata de Los Acertijos de Sam Loyd, una recopilación de algunos de los enigmas más interesantes que aparecían en la Cyclopedia original. El libro está publicado por RBA en la colección dirigida por Oriol Comas.

Podréis encontrar la edición de RBA en estas bibliotecas.

Recordad que el préstamo interbibliotecario dentro de algunos municipios es gratuíto ;-).

Por cierto, si nos tuviéramos que quedar con uno de los acertijos del libro, nosotros nos quedaríamos con este:

¿Cuántos vasos son necesarios para equilibrar la última balanza?

Más cosas interesantes:

  • Podéis descargaros una edición de dominio público de la Sam Loyd’s Cyclopedia of 5000 Puzzles, Tricks and Conundrums, desde la página de Mathpuzzle.
  • En la página de The 15 puzzle tienen algunos problemas que podréis resolver on-line. Más cosas sobre la historia del “Puzzle del 15” aquí.
  • No os podéis perder la página oficial de Sam Loyd.
Anuncios

5 comentarios »

  1. El puzzle del 15 debe ser la base para los muchos puzzles que hay con piezas móviles y un hueco que forman un dibujo, ¿verdad? De esos había hecho montones cuando era pequeña. La de horas de viaje en coche que me pasé moviendo cubitos para intentar resolverlos XD

    Comentario por sfer — Martes, 14 Sep, 2010 @ 09:38

    • Sí, basándose en el sistema original se han hecho muchas variantes.
      Todos se basan en organizar las piezas según un patrón. Ya sean números correlativos, dibujos, colores, etc…

      Pasó lo mismo que con el cubo de Rubik, que los hay para todos los gustos (hay algunos en los que sólo se tiene que resolver el patrón de colores, otros en los que se usan palabras, otros en los que varía el tamaño (2x2x2, 4x4x4…), etc.

      Lo que no se puede negar es que este tipo de rompecabezas son muy divertidos.

      Comentario por Ludo Tecla — Martes, 14 Sep, 2010 @ 15:59

  2. Me tiro a la piscina y digo 3 vasos.

    Comentario por Mynth — Martes, 14 Sep, 2010 @ 13:01

  3. Me rectifico son 5 vasos

    Comentario por Mynth — Martes, 14 Sep, 2010 @ 15:08

    • Pues sí, son 5 vasos. Ha hecho usted muy bien en rectificar. 😉

      Aunque, más que la respuesta en sí lo interesante es el camino a seguir hasta que se llega a la respuesta. Hay quien aplica las matemáticas y hay quien lo hace por deducción. Pero el camino recorrido es lo más gratificante.

      Buscad el libro y leedlo. Ya veréis como lo pasáis muy bien.

      Comentario por Ludo Tecla — Martes, 14 Sep, 2010 @ 15:55


RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: