Laboratorio de Juegos

Viernes, 26 Oct, 2012

Kingdom Builder: La Reseña

Filed under: Reseñas — Etiquetas: , , — arusem @ 16:14

Kingdom Builder, de Donald X. Vaccarino.
Arte de Oliver Schlemmer.
2  a 4 jugadores.
Partidas de ~60 min.
Sábado, 27 de Octubre, de 16:00 a 20:45.
Biblioteca Central Tecla Sala, l’Hospitalet de Llobregat

Página en BoardgameGeek.
Página de la editorial.

.

Kingdom Builder es un juego abstracto en el que el objetivo es colocar nuestros marcadores sobre el tablero según unos objetivos que varían de partida a partida. Unas reglas de colocación muy sencillas, algunas variables para hacerlo más rejugable, y una gran dosis de azar, definen a esta obra del autor de Dominion.

Un vistazo rápido

El tablero de juego se forma uniendo cuatro secciones de las 8 disponibles (se colocan al azar formando una cuadrícula de 2×2, así que las partidas son bastante diferentes unas de otras). Cada sección está dividida en hexágonos que representan diferentes tipos de terreno y algunas localizaciones clave: lugares y castillos.

Aunque los castillos son todos iguales, cada sección del tablero contiene sus lugares exclusivos. Sobre cada uno de estos lugares se colocarán dos fichas que identifican la localización y que se las llevarán los dos primeros jugadores que construyan un asentamiento a su lado. Las fichas permitirán realizar algunas acciones especiales a quienes las posean.

Después de montar el tablero y colocar las fichas sobre los lugares, escogeremos al azar 3 cartas de bonificación (de las 10 que hay). Estas cartas de bonificación establecerán los objetivos que puntuarán al finalizar la partida. A parte, barajaremos las 25 cartas de terreno y las dejaremos a un lado del tablero.

Por último, cada jugador recibirá 40 fichas de asentamiento y robará 1 carta de terreno que guardará hasta que llegue su turno.

A punto de comenzar una partida, con el juego recién desplegado

Los turnos

Durante su turno, cada jugador está obligado a enseñar la carta de terreno que guardaba en la mano y construir tres de sus asentamientos sobre tres casillas del tablero que coincidan con el tipo de terreno de la carta mostrada. Para ello debe seguir unas reglas muy básicas: sólo puede construirse 1 asentamiento por cada casilla de terreno y, siempre que sea posible, se deben colocar los nuevos asentamientos adyacentes a un asentamiento propio que ya esté sobre el tablero. Si esto no fuera posible, se podrá construir en cualquier casilla del tablero que coincida con la carta de terreno jugada.

El jugador azul usa una carta de “hierba” para colocar sus tres asentamientos obligatorios. Como ha construido junto a la casilla de lugar “Cercado”, cogerá una de las fichas que hay en ella para usarla en turnos posteriores.

A la hora de construir asentamientos también debemos tener bastante claro que:

  • Por cada uno de los castillos que tenga asentamientos propios adyacentes, recibiremos 3 puntos de victoria (pepitas de oro), al final de la partida.
  • Las tres cartas de objetivos establecen la manera de ganar pepitas de oro. Debemos tenerlas presentes a la hora de construir nuestros asentamientos. Por ejemplo, si la carta de los Mineros está en juego, recibiremos una pepita de oro por cada asentamiento propio adyacente a una casilla de montaña.
  • Si construimos un asentamiento adyacente a un lugar, ganaremos la ficha correspondiente que hubiera sobre la casilla. Estas fichas proporcionan la capacidad de realizar acciones especiales a sus poseedores.

El jugador blanco usa una carta de “barranco” para construir sus tres asentamientos obligatorios. Como ha construido junto a la casilla de lugar “Oasis”, cogerá una de las fichas que hay en ella para usarla en turnos posteriores.

Además de realizar la acción obligatoria de construir 3 asentamientos, durante su turno el jugador también puede usar las acciones de las fichas de lugar que poseyera. Cada ficha sólo puede usarse una vez por turno y el jugador la tendrá en su poder mientras mantenga el asentamiento junto al lugar de donde la cogió.

Cuando haya finalizado, el jugador robará una nueva carta de terreno (que usará en el siguiente turno) y le tocará al siguiente.

La partida termina al final de la ronda en la que alguno de los jugadores haya colocado su último asentamiento sobre el tablero (unas 10 rondas). Ganará quien más pepitas de oro consiga en el recuento final. Estas pepitas de oro, recordemos, varían según las cartas de objetivo que haya en juego y los asentamientos propios que hayamos construido adyacentes a castillos.

Las cartas de objetivo

El juego incluye 10 cartas diferentes de objetivo, de las cuales se usan 3 durante cada partida. Estas cartas definen la cantidad de pepitas de oro que cobrarán los jugadores al final de la partida. Por si tenéis curiosidad (no hace falta que os lo leáis todo), son:

  • Pescadores: 1 pepita de oro por cada asentamiento propio construido junto a una o varias casillas de agua.
  • Mineros: 1 pepita de oro por cada asentamiento propio construido junto a una o varias casillas de montaña
  • Comerciantes: 4 pepitas de oro por cada casilla de lugar o de castillo que esté conectada con una o varias casillas de lugar o de castillo a través de asentamientos propios.
  • Obreros: 1 pepita de oro por cada asentamiento propio construido junto a una casilla de lugar o de castillo.
  • Descubridores: 1 pepita de oro por cada línea horizontal en la que se haya construido un asentamiento propio al menos.
  • Caballeros: 2 pepitas de oro por cada asentamiento propio situado en la línea horizontal con el mayor número de asentamientos propios.
  • Ermitaño: 1 pepita de oro por cada asentamiento propio aislado, así como por cada zona de asentamiento separada.
  • Lores: por cuadrante: 12 pepitas de oro para el mayor número de asentamientos y 6 pepitas para el segundo mayor.
  • Ciudadanos: 1 pepita de oro por cada 2 asentamientos propios en la mayor zona de asentamiento propia.
  • Campesinos: 3 pepitas de oro por cada asentamiento propio situado en el cuadrante con el menor número de asentamientos propios.

Como veis, las posibilidades son muy grandes. Al combinar 3 de estas cartas al azar, tendremos que adaptar nuestra estrategia en cada partida.

Algunas de las cartas de objetivo. La ilustración de “Comerciantes” nos gusta mucho!

Las fichas de lugar

Al principio de la partida, se colocan 2 fichas de lugar sobre los hexágonos correspondientes de los tableros. El jugador que construya un asentamiento adyacente a una casilla de lugar podrá coger la ficha correspondiente que hubiera encima (si queda alguna). Estas fichas permiten realizar 1 acción especial por turno y son esenciales para ganar la partida. Por si tenéis curiosidad (no hace falta que os lo leáis todo), son:

  • Oráculo: Permite construir un asentamiento en una casilla del mismo tipo que la carta de terreno jugada.
  • Granja: Permite construir un asentamiento en una casilla de hierba.
  • Oasis: Permite construir un asentamiento en una casilla de desierto.
  • Torre: Permite construir un asentamiento al borde del tablero de juego, en cualquiera de los cinco tipos de terreno edificables.
  • Taberna: Permite construir un asentamiento en uno de los dos extremos de una cadena de asentamientos propia que esté compuesta, como mínimo, por tres asentamientos.
  • Granero: Permite cambiar un asentamiento cualquiera a una casilla del mismo tipo de terreno que el que se indica en la carta de terreno.
  • Puerto: Permite desplazar un asentamiento, ya existente, a una casilla de agua.
  • Cercado: Permite desplazar un asentamiento dos casillas en línea recta en cualquier dirección, siempre que la casilla de terreno sea edificable.

Como podéis ver, las fichas nos proporcionan más libertad que las cartas de terreno a la hora de distribuir nuestros asentamientos por el tablero.

Las placas de resumen que se colocan junto al tablero para tener más presentes dónde está cada “lugar”

Nuestra opinión

Kingdom Builder es un juego sencillo que disfrutaréis si os gustan los juegos abstractos con azar. Este detalle del azar puede ser determinante a la hora de decidir si os gusta el juego o no. Porque, un detalle que suele no gustar es el hecho de que sólo podréis construir asentamientos en casillas que os indique la carta de terreno que robáis cada turno. Y estas cartas se roban de manera aleatoria. Esto, a veces, puede resultar muy frustrante, ya que puede que el tipo de terreno sobre el que estáis obligados a construir no os sirva para nada.

La solución a esto pasa por escoger con mucho cuidado dónde construís cada uno de vuestros asentamientos (con especial cuidado a la hora de colocar el primero). Si tratáis de no estar en contacto con demasiados tipos de terreno, para poder romper la regla de la adyacencia, podréis construir en otros lugares del mapa que os resulten más provechosos. Esto es bastante difícil de verlo durante las primeras partidas, pero es una estrategia que asumiréis con la práctica.

Así que, si no os gusta este aspecto del juego, es posible que no os termine de convender Kingdom Builder. Sobre todo si sólo jugáis una partida. Pero si perseveráis y aceptáis el azar de la carta de terreno como un desafío más a vencer, podréis llegar a pasarlo bastante bien durante la hora escasa que puede durar.

En resumen: se trata de un juego interesante, con unas reglas muy sencillas, bastante rejugable y al que merece la pena acercaros si tenéis la oportunidad.

Además, el juego es precioso… 🙂

Más información

  • Israel Béjar hizo una reseña fabulosa en Discutir Jugando.
  • En la BoardGameGeek tienen una página de FaQs que os pueden aclarar las posibles dudas que tengáis. Intentaremos traducirla, si sacamos tiempo de algún sitio.

Estaremos enseñando a jugar a Kingdom Builder mañana sábado, a partir de las 16:00, en la biblioteca Tecla Sala de l’Hospitalet de Llobregat.

Hasta otra!

Anuncios

14 comentarios »

  1. Azar, azar, y luego relanzar!! (poned la música de los siete enanitos de blancanieves)
    Parece interesante, y me gusta la idea que propones de combatir al azar como si de otro enemigo fuera. Bonita forma de pensar.

    Comentario por farko — Viernes, 26 Oct, 2012 @ 18:38

    • ¡Al azar, Baltazar! 😀

      Comentario por Ludo Tecla — Viernes, 26 Oct, 2012 @ 18:51

  2. Muy buen juego, y muy buena reseña – un gusto leerte 🙂

    Comentario por Jamuki — Viernes, 26 Oct, 2012 @ 20:36

    • El gusto es mutuo! 😀

      Comentario por Ludo Tecla — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 13:38

  3. Pues me gustan los hexágonos y el tablero es bonito, lástima que mañana no pueda asistir. Gracias por la detallada reseña. Nos vemos!

    Comentario por Silverman — Viernes, 26 Oct, 2012 @ 23:29

    • El juego se queda en la biblioteca Silverman. Cualquier día que te venga bien, te enseñamos a jugar.
      Pásalo bien en el cine-fórum!

      Comentario por Ludo Tecla — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 13:39

  4. Gran reseña! Ojo! Tiene menos azar (superable) del que parece, ya que hay opciones para salvarlo.
    Saludos.

    Comentario por rabanes — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 09:12

    • Si. Nosotros no le dimos mucha importancia al tema del azar, pero sabemos que hay gente que no lo soporta. Así que preferimos hacer hincapié en el tema, por si acaso.
      Un saludo!

      Comentario por Ludo Tecla — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 13:41

    • Ayer pude probarlo y el juego no está mal del todo. Ninguna maravilla, y muy caro para lo que ofrece el juego, pero me pareció un juego familiar bastante apañado.

      Comentario por Lethan — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 13:54

    • Pues sí. Igual esa es la definición más acertada: “juego familiar bastante apañado”.

      Un saludo Lethan!

      Comentario por Ludo Tecla — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 13:56

  5. Gracias por la reseña. Sí que es cierto que parte de azar hay, pero como dices, se puede combatir con estrategia. Quizá lo mejor del juego son los objetivos cambiantes en cada partida que recalcan aún más la estrategia y la variabilidad. Un saludo 🙂

    Comentario por Oceluna — Sábado, 27 Oct, 2012 @ 21:44

    • Gracias por comentar Oceluna.
      La verdad es que el juego no gustó demasiado cuando lo estrenamos. Alguien de la mesa comentó que Genial! le dejaba mejor gusto, y se jugaba más rápido. No es que los dos juegos tengan mucho que ver, sólo que parecen compartir el mismo momentum lúdico: nos referimos a ese momento en el que decides sacar a la mesa algún juego sin pretensiones, sólo para pasar el rato.

      Y así quedó Kingdom Builder: como algo para pasar el rato.

      A ver si tenemos un momento y hacemos algún comentario más extendido del tema.

      Suerte con el MIR!

      Comentario por Ludo Tecla — Lunes, 29 Oct, 2012 @ 23:34

  6. Me gustó bastante el juego, no es tan malo como lo pintaba quien yo me se xD.
    Otro día se lo enseñaré a Cristina 😉

    Comentario por Pochy — Martes, 30 Oct, 2012 @ 08:33

    • Así nos gusta! Hay que ser optimista y ver el lado bueno de las cosas. 😀

      A nosotros también nos gustó. Dentro de su gama (juegos ligeritos) entretiene bastante.

      Un abrazo, Pochy.

      ps. Por cierto, vas el primero en la liga. Felicidades!

      Comentario por Ludo Tecla — Martes, 30 Oct, 2012 @ 19:46


RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: